12.12.14

Villanueva: "Hay que dotar a la RAE de estabilidad económica"

El filólogo sustituye a Blecua en la dirección de la RAE y anuncia un plan estratégico para valorar "las debilidades, amenazas y fortalezas" de la institución
 
Darío Villanueva, nuevo director de la RAE./ Juan Carlos Hidalgo./elcultural.es
Darío Villanueva (Villalba, 1950) ha sido elegido director de la Real Academia Española en sustitución de José Manuel Blecua, quien antes de la votación ya había manifestado al resto de académicos su intención de no seguir al frente de la Docta Casa. El hasta ahora secretario de la RAE era considerado un relevo natural de Blecua y esta misma semana aseguró sentirse "con fuerzas para hacer lo que la Academia" le pidiese.

Villanueva ha resultado elegido tras una votación en la que obtuvo 28 votos de 35, con 4 en blanco y 3 en contra. En el mismo pleno se ha elegido como bibliotecario al académico Pedro Álvarez de Miranda y como tesorero, a Guillermo Rojo. Queda pendiente para el próximo jueves elegir un cargo de la junta de gobieno. El nuevo director de la RAE tomará posesión de su cargo en enero y entonces se realizará otra votación para elegir a un nuevo secretario, cargo que ocupaba hasta ahora Villanueva.

En la rueda de prensa posterior a la votación, Blecua ha manifestado todo su apoyo a Villanueva y éste ha declarado: "No me siento abrumado pero sí profundamente agradecido", antes de anunciar un plan estratégico para los próximos cuatro años en el que se valorarán "las debilidades, amenazas y fortalezas" de la RAE y los "objetivos para dotarla de estabilidad económica". En el mismo pleno se ha creado una sociedad de gestión que se ocupará de desarrollar este plan estratégico.

La legislatura de Darío Villanueva estará marcada por la crisis económica, como ha recalcado varias veces durante su intervención. "No somos una empresa, pero nos vemos obligados a tocar ciertas teclas como si lo fuéramos", ha dicho. Una de esas teclas es precisamente la creación de la sociedad de gestión, que tendrá financiación propia con el objetivo de resultar rentable a medio plazo. Villanueva también ha dedicado parte de sus declaraciones al nuevo Diccionario: "Es un caso insólito porque se ha mantenido durante tres siglos, pero exige una puesta al día que, a su vez, exige cambiar algunas cosas del funcionamiento de la casa". Por último, ha destacado la digitalización de los archivos y los procedimientos de trabajo de la Academia como uno de sus mayores apuestas de futuro.

El nuevo director de la Real Academia, filólogo y crítico literario de El Cultural desde hace más de veinte años, ocupa desde 2007 el sillón "D" y es Catedrático de Teoría de la Literatura y Literatura Comparada de la Universidad de Santiago de Compostela, en donde fue rector entre 1994 y 2002. A lo largo de su carrera ha publicado libros y estudios críticos sobre escritores como Quevedo, Pío Baroja, Vallé-Inclán, Camilo José Cela, Emilia Pardo Bazan, Rafael Sánchez Ferlosio o Mario Vargas Llosa, entre otros. Su discurso de ingreso en la RAE se tituló El Quijote antes del cinema.

En su última entrevista en El Cultural, el nuevo director de la RAE, de sesenta y tres años -lo que implica, frente a los setenta y cinco de Blecua, cierto relevo generacional en la institución-, defendió el último Diccionario de la Real Academia, que despertó cierta polémica por mantener expresiones que, según ciertos sectores, resultaban sexistas o discriminatorias: "Nosotros comprendemos que haya sectores especialmente sensibilizados con determinadas causas, y entendemos también que se sientan incómodos con determinadas palabras, pero eso no es suficiente para que el diccionario prescinda de ellas. Esas palabras existen y el lenguaje sirve para la bueno y para lo mano. Nosotros también utilizamos las palabras para insultar. Y las utilizamos para decir la verdad, pero también para decir la mentira. Por tanto, no tiene ningún sentido un diccionario solo con las palabras buenas o biempensantes". En esa misma entrevista dijo lamentar que la corrección política hubiera sustituido al teocentrismo como fuerza de presión que trata de hacer prevalecer su dogma en el diccionario.

Cuando fue elegido secretario de la RAE -también en sustitución de Blecua-, en 2009, Villanueva ya señaló la que probablemente será una de las líneas maestras de su mandato, que pasa por ahondar en el trabajo conjunto de las 22 academias americanas, tarea que impulsó García de la Concha y que tuvo su continuidad durante los cuatro años de Blecua. "Junto al aprovechamiento de las nuevas tecnologías para los trabajos de la RAE, lo que marca el gran avance de nuestro trabajo ha sido la cooperación intensa, eficacísima, con las academias americanas, que funciona de manera muy fluida, como muestra la Nueva Gramática".

Crisis en la institución

Villanueva toma el mando de la Academia en un momento especialmente delicado, puesto que a los recortes presupuestarios - la partida a la RAE de los Presupuestos Generales del Estado ha caído de los 3,6 millones a 1,6 en los últimos dos años- se suma la crisis del sector editorial, que se ha notado en una reducción de las ventas del último diccionario. Arturo Pérez Reverte cargó esta semana duramente contra el Gobierno por someter a la Academia, según él, a un "abandono".

A la votación de este jueves, secreta, concurrían todos los académicos, ya que no se presentan candidaturas. Actualmente, la RAE está formada por 41 académicos y hay un total de cinco vacantes que está previsto que se convoquen en 2015. Los mandatos tienen una duración de cuatro años y se puede optar a una segunda reelección. Sin embargo, en la historia de la RAE ha habido excepciones, como ocurrió con García de la Concha, quien fue elegido una tercera vez por "petición especial", con el fin de que pudiera terminar una serie de obras.

La RAE, que este año celebra los actos de conmemoración de su 300° aniversario, ha tenido desde su fundación un total de 28 directores. A Villanueva, Blecua y García de la Concha les precedieron en el puesto Fernando Lázaro Carreter, Manuel Alvar López, Miguel Asín Palacios, José María Pemán, Dámaso Alonso, Pedro Laín Entralgo, Alejandro Pidal y Mon, Antonio Maura y Montaner y Ramón Menéndez Pidal, entre muchos otros.