4.12.14

Arturo Pérez-Reverte rejuvenece al Quijote

El escritor hace una adaptación de la obra de Miguel de Cervantes para un público juvenil, a petición de la Real Academia Española
 
El autor español, de la saga del capitán Alatriste reescribe El Quijote para los niños y jóvenes de hoy por encargo de la RAE./excelsior.com.mx
El nutrido público juvenil escucha a Arturo Pérez- Reverte en la Feria de Guadalajara./excelsior.com.mx
El escritor español nacido en 1951 está convencido de que varias de esas certezas están comprendidas en la novela clásica El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes, razón por la cual aceptó adaptar, a petición de la Real Academia Española (RAE), una edición “popular y escolar” para que los jóvenes se acerquen mejor a esta obra cuya primera parte se publicó en 1605.
Con el sencillo título de Don Quijote de la Mancha y en 586 páginas, Santillana Ediciones y la RAE lanzaron ayer en la FIL Guadalajara esta nueva versión de la obra maestra de la literatura española que incluye ilustraciones inéditas, como un grabado de Francisco de Goya joven, que aparece en el mercado tanto en formato de papel como digital.
 “En estos tiempo de incertidumbre, de zozobra, de gritos pidiendo justicia tanto de un lado como del otro del Atlántico, cuando palabras como sociedad, sistema, Patria, están en cuestión tanto en España como en América, es bueno tener algunas certezas que lo ayuden a uno a centrarse, a encontrarse”, comentó ayer Arturo Pérez-Reverte.
El experiodista de guerra sugiere a los jóvenes abrevar en esta novela, porque puede ser una herramienta que, llevada inteligentemente por un profesor lúcido, propone discusiones éticas, literarias y de vida. “Da un montón de mecanismos defensivos. El significado de palabras como pasión, humor, lealtad, amistad, coraje, valor, inteligencia y saber enfrentar el fracaso”, explicó.
“La palabra Patria está sometida a revisión, pero hay un concepto que puede sustituirla con gran ventaja: la lengua. En estos momentos de turbulencia, la lengua es la única patria que no está puesta en cuestión. Tenemos 500 millones de personas con quienes podemos compartir esa patria que se llama lengua española. Es una patria nobilísima, hermosa, por la cual es dulce y decoroso trabajar, vivir y morir. De esa patria común, El Quijote es la bandera, la única bandera no sospechosa”, agregó.
El autor de la saga El capitán Alatriste dijo que es una pena que en los planes de estudio de esos 500 millones de hispanohablantes El Quijote haya desaparecido. “Sólo seis países de los 22 de habla hispana tienen a esta obra como materia fija en sus sistemas escolares. España y México participan en esa vergüenza, porque no lo tienen”.
Señaló que la RAE ha querido dar una herramienta eficaz que, “despojada de aquello que la hace más tediosa para un joven”, como las adiciones, notas al pie de página o disgresiones de tipo sapiencial, puede leerse linealmente, permitir una lectura fluida. “Esta versión no sustituye a la original, sino que permite un primer acercamiento”.
El novelista añadió que este trabajo de adaptación le tomó toda la vida, pues desde niño comenzó a leer El Quijote, lo que le permitió saber dónde cortar y qué respetar. Pero el trabajo técnico duró un año. “Un año de felicidad lectora”, aclaró.
Quijotes y Sanchos de América
Pérez-Reverte detalló que una de las certezas que enseña la lectura de El Quijote es que el mundo está en manos de los canallas. “Lo ha estado siempre, pero ahora se nota más. Ahora con el internet y las redes sociales hay mucha más fluidez de información. El canalla ya no está tan escondido, no está tan protegido, tan impune como antes. Entonces es buen momento para que El Quijote funcione. Ahora que existe la posibilidad de que el canalla quede al descubierto”.
Destacó que el problema de una lucha es cuando ésta no tiene ideología, cuando es puro rencor. “Mi miedo es que México, España y el mundo vaya hacia una lucha de rencor, de venganza; pero con El Quijote en la cabeza y el corazón esos jóvenes que hacen arder un contenedor en la calle tienen algo por qué luchar. Al mundo que viene le deseo muchos Quijotes, para que ese fuego sea un fuego que construya, no sólo que destruya”.
Ante la pregunta de si hipotéticamente don Quijote y su leal escudero Sancho recorrieran Latinoamérica y México actualmente sobrevivirían, se quedarían sin caballo o el Quijote se quedaría sin Sancho, el narrador expresó que efectivamente don Quijote está aquí.
“América está llena de Quijotes y Sanchos, de gente noble que está intentando combatir contra molinos de viento gigantes, deshacer entuertos y salvar doncellas menesterosas. No es una batalla perdida, es un continente que está vivo.
“Europa está muerto, es un cadáver. El futuro es América y está lleno de Quijotes y Sanchos. Fracasarán, pero la lucha es lo que hace que eso sea noble. Mi posición es optimista con América, con México y con España, creo que en Europa se vive el final de un mundo. Ustedes nos hacen vivos”, subrayó.
Tras urgir la lectura de esta novela de caballería, Pérez-Reverte recordó que Sancho se vuelve noble durante el tiempo que acompaña a don Quijote y deseó que “los Sanchos mexicanos adquieran nobleza caminando junto a los Quijotes. Está claro que el mundo y México van a cambiar, quien no quiera verlo es porque en realidad está ciego”.
Darío Villanueva, secretario de la RAE, concluyó que esta versión muestra “la lectura que un novelista de hoy hace de un maestro de la novela universal, que es Cervantes, pensando en los lectores de hoy”.
El futuro de la caricatura
Los ilustradores modernos deberán modificar la forma en que plasman su arte en dibujo aprovechando la tecnología, ese es el futuro para lograr mayor belleza y transmitir a los espectadores mensajes complejos de forma sencilla, considera Page Tsou, de origen chino.
“El futuro será más digital. Yo creo que habrá más proceso digital, así haremos las ilustraciones más detalladas y más hermosas. Así que puede ser la tendencia en el futuro, será más popular. Estoy tratando de encontrar algunas formas, actualmente es un momento experimental para mí, mantener mi estilo y al mismo tiempo modernizar (el dibujo)”, dijo el ilustrador, quien opta la mayoría de las veces por escribir primero sus ideas para posteriormente con una historia lógica comenzar a plasmar sus dibujos.
Page Tsou, estudió en Londres la carrera de Arte y Diseño en el Colegio de Arte, ha ganado distintos premios internacionales como ilustrador.
En el 2011 en la Feria del Libro Infantil de Bolonia, Italia, con su libro El soldado de plomo –adaptación del cuento de Hans Christian Andersen– ganó el Premio Internacional de Ilustración.
La industria editorial asiática le apuesta a la tecnología en la literatura infantil. Tsou sostiene que aunque todavía no es padre anhela mostrar su trabajo a sus hijos algún día y aprender a ser mejor ilustrador teniendo su visión.
“Espero pueda tener un hijo y aprender su punto de vista porque los niños son ingenuos, verdaderos, sinceros”, añadió.