1.7.15

Libros para viajar en verano

 De Martín Caparrós a Cees Nooteboom, de Javier Reverte a Paul Theroux, proponemos una lista con los más interesantes (y recientes) libros de viajes
Imagen de El Interior, de Martín Caparrós. /Malpaso./elcultural.es

De las carreteras de Jack Kerouac a las de Hunter S. Thompson; de la España de George Borrow a la España de Ernest Hemingway; de las crónicas de Truman Capote a las crónicas de George Orwell; de la Roma de Goethe a la Roma de Stendhal; del Nueva York de Walt Whitman al Nueva York de Lorca; del París de Víctor Hugo al París de la Generación Perdida; de los mares de Conrad a los mares de Melville. Muchos escritores han dado cuenta de lugares y territorios, de sus viajes también, y de mil maneras distintas, o han prestado su pluma para retratar tipos y costumbres de alguna región más o menos recóndita del planeta. ¿No es toda la obra de Modiano, el último premio Nobel, un largo y tortuoso retrato una ciudad, que es París? El caso es que la literatura, cuando no relata un viaje (o a veces incluso entonces) es un viaje en sí misma, equipaje perfecto para llevarse de vacaciones. Por eso desde El Cultural hemos querido proponer al lector, al que tiene ya destino y al que aún está por decidirlo, una lista de algunos de los más interesantes libros de viajes publicados en España durante el último año.

El leopardo de las nieves, Peter Matthiessen. Siruela.

El escritor Peter Matthiessen (1927-2014) y el zoólogo George Schaller (1933) partieron, en el otoño de 1973, a la Montaña de Cristal, en el Tíbet, con el objetivo de estudiar los hábitos del baral o carnero azul del Himalaya. En principio Schaller quería comprobar si este animal, poco conocido, es más cabra que carnero, y hasta qué punto proviene del antecesor arquetípico de ambos. Pero en el fondo su interés, el de ambos, era otro: ver al "menos frecuente y más hermoso de los grandes felinos", es decir, al leopardo de las nieves, principal depredador del carnero azul. Hasta aquel momento solo dos occidentales (Schaller uno de ellos) habían logrado verlo. Este libro cuenta la transformación de Matthiesen y Schaller, que no se debió solo al enfrentamiento con el legendario animal, sino también al contacto con la cultura budista y el zen.

El interior. Martín Caparrós. Malpaso

Martín Caparrós (Buenos Aires, 1957), autor de otro de los grandes libros de este año, El hambre (Anagrama), viaja en El Interior a la Argentina profunda, cara inversa del gran y tumultuoso Buenos Aires: un territorio de "pías iglesias y sórdidos burdeles, de caminos polvorientos, lejanas aldeas, estancias, hospitales y quebradas". El libro se publicó en 2006 y este año ha sido ofrecido por Malpaso al lector español. Entre el diario de viajes y el reportaje extenso (de casi 700 páginas), El Interior fue calificado por Nadal Suau, crítico de El Cultural, como "una crónica descomunalmente brillante del viaje de un porteño por toda la Argentina que se extiende más allá de Buenos Aires", siempre con una pregunta en el horizonte: "¿qué es Argentina?". O, más concretamente, "¿qué es un país, una patria?"

Ciudad Total. Bombay perdida y encontrada. Suketu Mehta. Random House.

Random House ha recuperado este libro publicado en 2004. Ciudad total nace de la fuerte impresión que el escritor de origen indio Suketu Mehta tuvo al regresar a su ciudad tras casi veinte años en Nueva York, adonde emigró siendo un niño. Mehta se encontró con una urbe irreconocible, caótica, en la que nada quedaba del paraíso perdido de su primera niñez. Una ciudad imposible para el primermundista en que se había convertido. Este libro cuenta la historia de un choque cultural y de los empeños de su autor por superarlo. Un libro que, según el crítico y escritor Andrés Barba, hace que Suketu Mehta "asocie su nombre para siempre entre signos de admiración a la ciudad de Bombay".

Peregrinos de la belleza. Viajeros por Italia y Grecia. María Belmonte. Acantilado

D. H. Lawrence, Henry Miller, Patrick Leigh Fermor, Kevin Andrews o Lawrence Durrell, entre muchos otros, desfilan por la ópera prima de la antropóloga María Belmonte. De sus países respectivos al romántico sur de Europa, a Grecia e Italia, más precisamente, fueron a partir del siglo XVIII artistas y aristócratas en el llamado Gran Tour, una parte indispensable de lo que entonces se entendía como el último estadio de una educación completa. Producto de un trabajo de documentación intenso y largo, Belmonte hace la descripción de un paisaje y de quienes unieron su biografía a él. Lo hicieron a veces de manera trágica y casi siempre dejando en esos destinos una parte muy importante de sí mismos. Fueron, como muestra la autora, peregrinos en busca de un sueño romántico, de inspiración, de cultura o simplemente de belleza.

Paseos por Berlín. Franz Hessel. Errata Naturae.

Paseos por Belín, de Franz Hessel, es el libro de un paseante, de un flâneur que pasa los días caminando de un lado a otro sin más propósito que el del paseo mismo. Y lo hace en un lugar, Alemania, cuya ética protestante rechaza en principio ese vagar, ese ir y venir y desplazarse hacia ningún lado. Ese caminar por caminar. Con Paseos por Berlín se da un paso más en el descubrimiento completo de Franz Hessel al lector español, tarea en la que se vienen desempeñando desde hace algunos años nuestros editores. Amigo de Walter Benjamin, traductor, poeta y flâneur, Hessel nos enseña aquí (como en su novela Berlín secreto) los famosos años veinte en Belín, una ciudad de anchas avenidas, escaparates y nuevas infraestructuras que, antes de que llegara el terremoto a Europa (con epicentro allí) vivió un rico periodo de prosperidad y esplendor.

La India de Kipling. Manjula Balakrishnan. Miraguano.

Kipling vivió tan solo siete años en la India (entre los 16 y los 23 años), pero aquello le dio para escribir mucho sobre un lugar que, como le afearon más tarde profundos conocedores de la cultura india (Tagore y Gandhi, entre ellos), estaba lejos de conocer bien. Lo cual, sin embargo, no evitó que, tras la publicación de Kim y El libro de la Selva, el inglés, defensor convencido del colonialismo, se convirtiera en uno de las más incuestionables autoridades en la materia: su visión paternalista del pueblo indio, su supuesta superioridad racial y su postura contraria la independencia de la colonia son algunos de los puntos más polémicos de sus interpretaciones. Manjula Balakrishnan, filóloga española nacida en Calcuta y profesora de la Universidad Alfonso X El Sabio, trata en este libro de contextualizar la India de Kipling, reconociendo aciertos y errores, luces y sombras, en el retrato que el inglés fijó en Occidente.

Un otoño romano. Javier Reverte. Plaza & Janés

Crónica de un otoño en Roma... en forma de diario. Javier Reverte, tras publicar La isla esmeralda (éste sobre Irlanda), sacó a finales del año pasado este dietario sobre su estancia en Roma el pasado otoño. Eligió el diario, según dijo a El Cultural, por ser el género perfecto para dar cuenta de un idilio. Reverte se enamoró de Roma. En un apartamento cedido por la Academia de España en Italia, justo encima del Tempietto, en una colina sobre la que se divisaba entera la ciudad de las siete colinas, Reverte se dedicó escribir sus impresiones durante cuatro meses. Y a pasear, y a leer, sobre todo a aquellos autores que, antes que él, escribieron sobre Roma y los romanos. El resultado es un canto a la belleza de Italia y la crónica perfecta para llevarse este verano a la ciudad eterna.

Crónicas de viaje. Impresiones de un corresponsal español. Julio Camba. Fórcola

Las crónicas de viaje de Camba tienen tanta importancia en su obra que, como apunta Francisco Fuster en el prólogo de este libro, Camba no empezó a ser Camba hasta que no trabajó de corresponsal en el extranjero. Estos artículos dan muestra de cuánto hizo el viaje por perfeccionar, más allá de sus inconfundibles estilo y ironía, su lucidez y agudeza como observador. A Camba el viaje le enseñó a mirar con distancia y descreimiento, con ese escepticismo irónico que era marca de la casa. El libro recoge crónicas escritas en muchos lugares, hasta en el mismo Madrid, adonde el cronista llegó siendo una suerte de extranjero de provincias. Y aparecen Turquía, París, Londres o Berlín, ésta última ciudad como tema de algunas inolvidables crónicas sobre el proverbial poderío industrial de los germanos. Y por supuesto América, que le produjo a Camba un deslumbramiento que quedó reflejado en otro libro -también de viajes- imprescindible: La ciudad automática.

Endurance, la prisión blanca. Alfred Lansing. Capitán Swing

Todo comenzó con un célebre anuncio en The Times: "Se buscan hombres para un viaje peligroso. Se ofrece: sueldo exiguo, frío intenso y se garantizan horas en absoluta oscuridad. Un regreso incierto. Honores y reconocimientos en el caso de finalizar el viaje con éxito". Firmaba el anuncio Sir Ernest Shackleton, quien, de entre cientos de solicitantes, eligió a veintisiete hombres para zarpar desde Georgia rumbo al Polo Sur. Era diciembre de 1914. El objetivo era cruzar la Antártida, último continente inexplorado, por tierra. Pero el Endurance, el barco en el que navegaban, terminó encallando muy cerca del Círculo Polar Antártico. A aquel contratiempo sucedió una de las historias de supervivencia más célebres de la historia. El relato que de aquellos días hizo Alfred Lesing (originalmente publicado en 1959) se basa en los diarios de los tripulantes y en entrevistas con algunos de los supervivientes. Y de todo ese material surge el retrato de Shackleton, el más fascinante de los exploradores fracasados.

El último tren a la zona verde. Paul Theroux. Alfaguara.

Una década después de narrar su viaje desde El Cairo hasta Ciudad del Cabo, Paul Theroux narra en El último tren a la zona verde, a través de un viaje inverso -es decir, de sur a norte-, los cambios ocurridos en África en los últimos tiempos. Theroux es un gran conocedor del continente: fue maestro en un pequeño colegio de Malaui, en la Universidad Makerere, en Uganda, y en ese país se casó y nació su primer hijo. Muchos son los temas que toca en este libro: la historia colonial, la corrupción política, la xenofobia, el estado de la ayuda internacional (el autor opina que no es beneficiosa, pues desalienta a los inversores, promueve una cultura de la dependencia y genera corrupción), la superficialidad de las estrellas que llegan a África, "más movidas por el egocentrismo que por su cacareada filantropía", las culturas tribales, los contrastes, el clima, la naturaleza... Y todo en safaris a lomos de elefantes, entre paraísos naturales y territorios devastados por la guerra y la pobreza.

La coronación del Everest. Jan Morris. Gallo Nero

John Hunt se propuso en 1953 encabezar una expedición que llegase, por primera vez, a la cima del monte Everest, a ocho mil ochocientos metros sobre el nivel del mar. Para contarlo, Jan Morris, periodista de The Times, se incorporó al grupo. Y allí estuvo hasta el final, siendo testigo del momento en que Edmund Hillary y Tenzing Norgay alcanzaron por fin la cima. Pero entonces comenzó otro problema: había que dar la primicia, y había que darla a tiempo para que coincidiese con la coronación de la reina Isabel II. El libro, además de la crónica de la expedición, una de las más importantes hazañas del montañismo de la historia, es el relato de una exclusiva periodística, una de las últimas del periodismo de la vieja escuela. Y es también el punto de partida de la carrera literaria de la escritora británica, autora de títulos como la trilogía Pax Britannica o El enigma, y del retrato de ciudades como Oxford, Trieste, Venecia, Nueva York o Hong Kong.

Noticias de Berlín. Cees Nooteboom. Siruela

El narrador neerlandés Cees Nooteboom vivió en Berlín durante un año y medio después de la caída del Muro, y allí fue testigo del giro histórico de la ciudad y de Occidente, de suma transcendencia no solo para el país germano, que había de afrontar su feliz pero compleja reunificación, sino también para el mundo, que despertaba a un nuevo paradigma con el fin de la Guerra Fría. "Vivir no es lo mismo que viajar", escribe Nooteboom en un momento del libro. El autor nos traslada en esta crónica al Berlín de la calle, a un lado y otro del Muro, durante aquel período crucial de la historia. El autor de Perdido el paraíso hace de cronista y narrador, se reúne con gentes de la política, analiza la arquitectura y la cultura y relata los acontecimientos entreverados con sus propias reflexiones sobre la transición de Alemania y su actual papel en la escena mundial.