14.11.14

Un chileno y una colombiana ganan el Premio Loewe de Poesía

Los espejos comunicantes de Óscar Hahn se impone a los 845 participantes. La colombiana María Gómez Lara, premio a la Creación Joven, lo acompaña en el podio con Contratono
 
Óscar Hahn, poeta chileno./elmundo.es

María Gómez Lara (Bogotá, 1989) es literata de la Universidad de los Andes. Tiene una maestría en Escrituras creativas de la Universidad de Nueva York y adelanta un doctorado en la U. de Harvard./eltiempo.com




Por primera vez en los 27 años de historia del Premio Loewe de Poesía lo han obtenido dos hispanoamericanos: el chileno Óscar Hahn (1938), ganador del Internacional por 'Los espejos comunicantes', y la colombiana María Gómez Lara (1989), del destinado a la Creación Joven, por 'Contratono'.

A esta edición se han presentado 845 participantes de 32 países, un 21% de Hispanoamérica, fundamentalmente de México, Argentina, Estados Unidos y Colombia mientras que las de España procedían mayoritariamente de Madrid, Barcelona y Valencia.

El fallo fue decidido anoche por un jurado que preside Víctor García de la Concha y forman Francisco Brines, José Manuel Caballero Bonald, Antonio Colinas, Pablo García Baena, Antonio Lucas, Soledad Puértolas, Jaime Siles, Luis Antonio de Villena e Ida Vitale, y se ha anunciado oficialmente en una rueda de prensa en Madrid.

Según el jurado, que ha elegido entre las obras de 39 finalistas, el libro 'Los espejos comunicantes' utiliza dos voces 'drapeadas': una voz de tipo social que denuncia un tiempo convulso y otra de "tipo espejo", intimista, con mayor hondura, donde se pone en juego la identidad de la persona.

Luis Antonio de Villena ha destacado sobre el libro de Hahn que "indaga en el yo, en la perplejidad de la vida".

"Quizá son poemas cívicos, que hablan de un mundo que no marcha en el que el hombre es un depredador y lo hace con dos lenguajes pero que se complementa", ha añadido De Villena, que ha leído el poema 'Depredadores', en el que habla de "consumidos por alimañas de afilados dientes".

En "Contratono", María Gómez presenta con una poesía "fresca e indiscutible, que alerta de una gran promesa", el dolor de la existencia, "una profunda humanidad y una gran madurez para su juventud".

Ida Vitale ha subrayado en la lectura del fallo que desde el comienzo estuvo muy entusiasmada con el libro de Gómez, "una joven muy joven poeta colombiana que se suma a la diversa matización de lo iberoamericano".

"Me impresionó sobre todo la manera tan adusta, seria y espontánea a la vez. La solvencia se integra en una construcción seria que anuncia un futuro importante", ha añadido Vitale.

La entrega de los premios, dotados con 20.000 euros en la categoría internacional y con 7.000 en la de creación joven, y presentación de los libros, que edita la Colección Visor de Poesía, tendrá lugar en el mes de marzo de 2015.

La categoría de creación joven se habilita siempre y cuando el premiado en la internacional no sea menor de 30 años.



'La palabra te rescata de situaciones extremas', dice María Gómez Lara

Entrevista con la poeta bogotana que ganó hoy el Premio Loewe de Poesía de España.

La joven poeta bogotana María Gómez Lara (1989) se encontraba ayer en la tarde en una clase de Historia de la Lengua en la Universidad de Harvard, en Boston (EE. UU.), en donde adelanta un doctorado, cuando notó que su celular mostraba una llamada desde España. “Salí a contestar y me pasaron nada menos que a Ida Vitale y al resto del jurado, que acaban de tomar la decisión”.

Así se enteró Gómez Lara de que su libro ‘Contratono’ había sido elegido como la obra ganadora, en la categoría de Creación Joven, del prestigioso Premio Loewe de Poesía de España, que también lo recibió el libro ‘Los espejos comunicantes’, del poeta chileno Óscar Hahn (1938). Se trata de la primera vez en 27 años, que este galardón lo obtienen dos hispanoamericanos.

Para esta edición se recibieron 845 participantes de 32 países, como España, México, Argentina, Estados Unidos y Colombia.

Desde Boston, antes de ingresar a una clase, Gómez le contó este jueves al EL TIEMPO, el sentimiento encontrado que tenía cuando regresó al salón nuevamente sin poderle contar a nadie la noticia. “No se podía contar, solo podía hacerlo a los más cercanos míos, hasta que lo revelaran este jueves”, dice.

El galardón, dotado con una bolsa de 7.000 euros (unos 18 millones de pesos) para la categoría joven y 20.000 euros (unos 53 millones de pesos) para la de mayores, se entregará en marzo del 2015, cuando se presenten, también, los libros que publicará el sello Visor, uno de los más reputados en el campo poético en Hispanoamérica.

El jurado de esta edición lo preside Víctor García de la Concha (director del Instituto Cervantes y ex director de la Real Academia Española), al que acompañaron Francisco Brines, José Manuel Caballero Bonald, Antonio Colinas, Pablo García Baena, Antonio Lucas, Soledad Puértolas, Jaime Siles, Luis Antonio de Villena e Ida Vitale.

Al referirse al trabajo de la poeta bogotana, literata de la Universidad de los Andes, con maestría en Escrituras creativas de la Universidad de Nueva York, dijo que Gómez Lara hace una poesía "fresca e indiscutible, que alerta de una gran promesa, el dolor de la existencia, una profunda humanidad y una gran madurez para su juventud".

La poeta uruguaya Ida Vitale subrayó en la lectura del fallo que desde el comienzo estuvo muy entusiasmada con el libro de Gómez, "una joven muy joven poeta colombiana que se suma a la diversa matización de lo iberoamericano".

"Me impresionó sobre todo la manera tan adusta, seria y espontánea a la vez. La solvencia se integra en una construcción seria que anuncia un futuro importante", añadió Vitale.

¿Cómo recibe este galardón?

Realmente no me esperaba recibir este premio y menos que me lo dieran tan joven. Además porque justo ahora estoy comenzando un doctorado y estaba concentrada en la labor académica, y esto es un espaldarazo para mi escritura y me dice que tengo que seguir escribiendo.

¿Qué significa para usted ganarlo al lado del poeta chileno Óscar Hahn?

Es una coincidencia increíble y afortunada porque a mí me gusta mucho el trabajo de Óscar Hahn. Lo admiro muchísimo y de hecho en mi primer libro ‘Después del horizonte’ hay un poema inspirado en un verso de Hahn. Alguna vez fui a un recital suyo y le pedí que me firmara el libro. El hecho de que haya sido un poeta que yo admiro al que le dieron el premio este año es un honor para mí.

El premio recae por primera vez en dos poetas latinoamericanos. ¿Qué relevancia tiene este premio para Colombia?

Es un premio que la mayoría de las veces se lo han ganado españoles. Entonces, el hecho de que nos lo ganemos dos latinoamericanos también muestra que la poesía en español se está abriendo mucho más a Hispanoamérica. Pero además, que un sello como Visor le está apostando a la poesía joven, dice que la poesía se está renovando también. Es un honor tener un libro publicado en Visor con tan solo 25 años.

El premio lo escoge un jurado de lujo…

Es impresionante el jurado porque estas personas yo las conocía, por ejemplo de Ida Vitale conocía mucho su trabajo tenía sus libros, los había leído, y ella misma me dio la noticia; hablé con todos los del jurado. Sentir que un jurado de este nivel me está leyendo y que ellos aprecian mi trabajo es una cosa que me emociona muchísimo.

¿Con qué se encontrará el lector de ‘Contratono’?

El título sale de un verso de la poeta peruana Blanca Varela, que es “único tono, el agua contra el agua”. Me interesó la idea de una respuesta, de volver, de una música que contesta. El libro tiene muchos poemas con epígrafes que dialogan, de alguna forma, con la tradición, o con la poesía que me ha llevado a escribir. Desde Quevedo hasta poemas que están escribiendo ahora.

Es un libro en el que me preocupo mucho de cómo la poesía llama a la poesía. Aparte de eso es un libro que tiene unos hilos, unos temas y una voz que he ido tratando de trazar. Un libro que habla mucho del dolor, de las ciudades, de la vida del exiliado, de alguien que está afuera, de cómo la palabra por más que sea limitada te puede ir rescatando de las situaciones extremas que tienes que lidiar contigo misma y con tú dolor.

¿Influyó el hecho de haberlo escrito fuera del país?

Por supuesto. El tema del desarraigo es uno de los más importantes en el libro. Estar fuera me ha permitido ver muchas cosas sobre mí misma y también sobre mi país; y me ha permitido tener una nueva mirada que no tenía. Y de hecho el título ‘Contratono’, viene de un poema que tiene ese mismo título, que es un poema sobre la gente errante que se ha ido y que tiene una forma de aprender a quedarse, una forma de estar siempre yéndose a encontrar un lugar.

¿Sobre qué versa su trabajo doctoral?

Mi doctorado es en el departamento de Lenguas Romances, estoy en la concentración de español, y me especializo en poesía latinoamericana del siglo XX. Todavía no sé sobre qué voy a hacer mi trabajo, pero lo mío siempre ha sido la poesía. He trabajado al poeta venezolano Eugenio Montejo, me gustaría seguir trabajando con él y buscar otros autores. Lo que quiero es seguir explorando en la poesía.