13.11.14

Rafael Courtoisie gana el Premio de poesía americana 2014

 La decimocuarta edición de este reconocimiento que hace Casa de América ha sido otorgado al escritor por su poemario Parranda
 
El escritor Rafael Courtoisie, en Casa América. / Samuel Sánchez./elpais.com
“La fiesta es en ti antes de despertar en mí, cuando duermo y en el sueño algo tibio ocurre”, dice uno de los versos de Parranda el libro del escritor Rafael Courtoisie (Montevideo, 1958) ganador del Premio de poesía americana 2014, que otorga Casa de América en su decimocuarta edición. El autor, que ha recibido entre otros el Premio de Fundación Loewe de Poesía, el Premio Plural de México y el Premio de Poesía del Ministerio de Cultura de Uruguay, expresa en Parranda, a través de varios poemas que conforman una unidad, esa dimensión de fiesta, de jolgorio que según el mismo autor, tiene que tener la poesía en todos los momentos y en especial en tiempos de crisis.
La fiesta es en ti antes de despertar en mí, cuando duermo y en el sueño algo tibio ocurre...
Un verso de Parranda de Rafael Courtoisie
Bajo el tema de la celebración el poemario tiene dos matices, uno alegre y otro oscuro. “Escribir siempre es un hecho feliz así sea sobre temas difíciles. El libro explora la alegría pero también zonas sombrías porque estas irremediablemente te pueden remitir a la luz. La soledad, la muerte, y la tristeza son integradas al ambiente de la fiesta", dice Courtoisie sobre su propia obra que es para él como una metáfora de la vida misma, con sus altos y sus bajos.
La ironía y el humor también dan el tono en los versos de Courtoisie. Como ejemplo su poema El viejo sabio ofrece una perspectiva diferente de la parábola del hijo pródigo de la Biblia, al cambiar la reacción del padre que da una feliz bienvenida al hijo que retorna, por un rechazo y un deseo de verle lejos en un desierto. “Trabajar el humor y la ironía, releer ciertas leyendas de nuestra cultura es para mí una manera de recobrar el valor de las palabras, en este mundo donde parece haber un cambio de valores", explica el poeta.
Escribir siempre es un hecho feliz así sea sobre temas difíciles
Rafael Courtoisie
Parranda tiene sobre todo mucho ritmo y musicalidad, en una misma frase parecen hablar varias voces. Leer los versos de Courtoisie es como estar en una habitación con varias puertas y ventanas que invitan cada una a apreciar diversos horizontes. El autor explica que esta polifonía tiene que ver con los muchos viajes que realizó por Latinoamérica y España durante los varios meses en que escribió su obra. “Fue un año que no fue solo de escritura frente al ordenador, sino también un proceso de desplazamientos. Creo que se me fueron pegando las voces y las miradas distintas, los modos distintos de decir las cosas en Iberoamérica”, resume y destaca que al escribir fue importante para él sentir que no era solo su voz sino muchas otras las que hablaban en Parranda.
La escritura de Courtoisie se nutre de la pluralidad que el autor observa en América Latina, la cual considera por un lado absolutamente urbana, con ciudades de alta densidad y al mismo tiempo el contraste de selvas y pueblos vírgenes. “Es el continente donde puedes saber que la chirimoya es una fruta exquisita, así como la guanábana y los distintos nombres te van anticipando la posibilidad de degustarlas”.
El premio Casa de América dotado con 3000 euros como anticipo de derechos de autor es un incentivo a la escritura poética e incluye la publicación de la obra por la Editorial Visor.
El autor destacó la importancia de este tipo de estímulos y expresó que la poesía se mantiene como una celebración de lo humano. “Principalmente en esta época del mundo digital en el que estamos hiperconectados, no significa que estemos súper comunicados. La poesía plantea una oportunidad de comunicación y no solo de conexión", concluye el poeta.