27.11.14

¿Cuánto vale el archivo de Gabo?

Informe especial
Varios millones de dólares debió costar el archivo privado de Gabriel García Márquez, a juzgar por negociaciones anteriores del comprador y del intermediario

El Dr. Stephen Ennis es el director del centro Harry Ramson, ubicado en la Universidad de Texas, en Austin (EE.UU.). Foto: Universidad de Texas.

Apuntes de Gabriel García Márquez para  El general en su laberinto. /Centro Harry Ransom


Galeras de  El otoño del patriarca  de Gabriel García Márquez, con apuntes y correcciones./Centro Harry Ransom.


Mecanuscrito de  El amor en los tiempos del cólera, anotado por Gabriel García Márquez./Centro Harry Ransom.


Mecanuscrito de Cien años de soledad  de Gabriel García Márquez. /Centro Harry Ransom.


Gabriel García Márquez revisando el texto de  Cien años de soledad./Centro Harry Ransom.


Primer borrador del discurso de aceptación del Premio Nobel de Literatura de Gabriel García Márquez./Centro Harry Ransom.

Primer borrador del discurso de aceptación del Premio Nobel de Literatura de Gabriel García Márquez./Centro Harry Ransom.


Apuntes de Gabriel García Márquez para  El general en su laberinto./Centro Harry Ransom.


Gabriel García Márquez y su esposa, Mercedes Barcha, en Bogotá, 1967./Centro Harry Ransom.

Pasaporte de Gabriel García Márquez./Centro Harry Ransom.

Cinco millones de dólares pagó la Universidad de Texas en 2003 por los papeles de Watergate a los periodistas Bob Woodward y Carl Bernstein, que destaparon el escándalo que condujo en 1974 a la renuncia del presidente Richard M. Nixon. Así lo reveló en su momento el diario The Washington Post, donde escribían ambos periodistas.
No se ha dicho cuánto costó el archivo de Gabriel García Márquez adquirido por la misma universidad pero el precio podría ascender a varios millones de dólares. En la adquisición de las cartas y papeles de Gabo intervino el mismo librero de Nueva York que negoció los papeles de Watergate, Glenn Horowitz.
El Centro Harry Ransom de la Universidad de Texas en Austin anunció el lunes que compró a la familia de García Márquez un archivo literario de más de 2.000 cartas recibidas por el escritor, incluyendo misivas de Carlos Fuentes, Julio Cortázar, Graham Greene y Milan Kundera, así como manuscritos, libretas, más de 40 albumes fotográficos, dos máquinas de escribir Smith Corona y cinco computadores Apple.
El Centro Ransom es uno de los archivos más famosos del mundo y alberga la correspondencia de otros premios Nobel de literatura como George Bernard Shaw, Ernest Hemingway, Samuel Beckett y J.M. Coetzee.
El archivo de Watergate comprado hace once años por la Universidad de Texas incluía 75 cajas de libretas de apuntes, memorandos, fotografías, recortes de prensa y manuscritos de los periodistas del Washington Post.
Glenn Horowitz, que negoció el archivo de Gabo a nombre de la familia, es un especialista en libros raros y en archivos literarios cuyas transacciones generalmente alcanzan cifras de varios millones de dólares. En el año 2000 vendió por 8 millones de dólares papeles privados del presidente Franklin Delano Roosevelt a un coleccionista. El archivo del escritor Norman Mailer lo vendió al Centro Ransom por 2.5 millones de dólares. En 1992 negoció con la Biblioteca Pública de Nueva York el archivo de Vladimir Nabokov. Se dijo que la transacción, hace 22 años, se hizo por un millón de dólares. Horowitz, según el New York Times, cobra una comisión de entre el 10 y el 20 por ciento.
García Márquez no escribió muchas cartas a su familia, dijo su hijo Rodrigo, director de cine, al New York Times. "Era una persona de teléfono".
En eso coincide Jaime García Márquez, hermano del escritor. Dijo a El Espectador que hay muy pocas cartas de Gabo a sus diez hermanos: Luis Enrique, Margot, Aida, Ligia, Gustavo, Rita, Jaime, Hernando, Alfredo y Eligio. Recordó una que Gabo le envió poco antes de la publicación de Cien Años de Soledad en 1967. Le pedía que averiguara qué medios de amplificación de la voz utilizó el general Carlos Cortés Vargas el día de 1928 en que les advirtió a los huelguistas de las bananeras reunidos en Ciénaga que tenían un minuto para retirarse, si lo hizo por altavoz, si estaba montado en una mesa de fritos, si habló desde un vagón del ferrocarril, si uno de los huelguistas le contestó al general que le regalaban el minuto. También preguntaba Gabo por el número de muertos de la matanza, si fueron como se dijo nueve como los puntos del pliego de peticiones de los trabajadores.
Pero al final de la carta Gabo le decía a su hermano que ya tenía listo el libro, que realmente no era necesario profundizar en las preguntas, y concluía deseando "que a nuestros nietos les crezcan los cojones para hacer la revolución que nosotros no hicimos", recordó Jaime García Márquez.
Gabriel García Márquez murió el pasado 17 de abril a los 87 años.
 

 Habla el hombre que se decidió a comprar el archivo de Gabo

 Director del centro Harry Ransom le reveló  que el tesoro del nobel comprende 40 cajas

Con innegable decepción recibieron los colombianos la noticia de que el Centro Harry Ransom, de la Universidad de Texas en Austin, adquirió el más grande archivo personal de Gabriel García Márquez. El centro estadounidense comenzó ya su catalogación y espera abrirlo al público con una gran exhibición a finales del próximo año.
El volumen del archivo es muy significativo y está contenido en “cuarenta cajas de gran tamaño”, según le reveló a EL TIEMPO el director del Centro, Stephen Enniss. “Estamos muy complacidos de poder servir al legado de García Márquez al tener aquí su archivo y de servir a la comunidad de investigadores que utilizará esos documentos en los años por venir”, agregó. ('Archivo de Gabo permitirá conocer una faceta desconocida suya': bibliotecario de la U. de Texas).

La adquisición se logró por una compra directa (no subasta, como se especuló en algunos medios) gestionada entre el Centro Ransom y el coleccionista y experto en tesoros literarios Glenn Horowitz, en nombre de la familia del nobel colombiano. El propio Enniss y su compañero de la Universidad de Texas José Montelongo –especialista en literatura– habían visitado a la familia de Gabo en México en julio, según publicó este lunes el diario The New York Times.
“Nuestro interés primario es el proceso creativo –explicó Enniss–, así que estamos felices porque de muchas de las novelas de García Márquez, con correcciones de su puño y letra. Creemos que los estudiantes y estudiosos tienen particular interés en cómo creó estos trabajos tan admirados”.
El directivo reveló además que el archivo incluye unas dos mil cartas que recibió el escritor. No están las que él envió, porque están muy dispersas e incluso algunas fueron quemadas. Pero, en cambio, la correspondencia adquirida revela las grandes conexiones del autor cataquero con escritores y políticos de los cinco continentes.
Otro de los tesoros de la colección es uno de los textos originales de la novela que García Márquez no alcanzó a terminar, titulada ‘En agosto nos vemos’.
“La novela final tiene diez diferentes borradores, y muchas versiones, y será de gran interés para la investigación. No sabemos qué planes tendrá la familia para su publicación en el futuro, pero con seguridad los investigadores querrán mirar el proceso de composición”, dijo Enniss, quien aclaró que los derechos de autor siguen en poder de la familia García Barcha.
El paquete también tiene “muchos álbumes de recortes, con maravillosas fotografías que documentan toda su vida. Y también los computadores que usaba contienen en sus discos duros información que será de gran interés para futuros estudiantes e investigadores”, según Ennis.
El directivo no precisó cuánto durará la clasificación de los objetos pero anunció “una celebración internacional de la vida de García Márquez para el otoño de 2015 (entre octubre y diciembre del próximo año) y aspiramos a abrir el archivo a la consulta para esa ocasión”.
Resignación en Colombia
El Ministerio de Cultura de Colombia, por su parte, informó que desde finales del 2013, se delegó, por parte del Gobierno Nacional, a la directora de la Biblioteca Nacional, Consuelo Gaitán, para que se comunicara con la familia García Barcha y le manifestara su interés “para que el legado del escritor reposara en Colombia y específicamente en los fondos de la Biblioteca Nacional”.

“En las ocasiones en que el tema fue abordado por parte de la Directora de la Biblioteca, la familia manifestó su voluntad por aplazar cualquier tipo de determinación sobre el particular, hecho que le fue comunicado a la ministra de Cultura, Mariana Garcés Córdoba”, afirma el comunicado.
Del mismo modo, “el Gobierno Nacional lamenta que estos documentos no reposen en Colombia, pero respeta la decisión tomada por la familia. Aunque reconoce que la Biblioteca Nacional cuenta con la capacidad para la conservación y digitalización de este tipo de archivos como lo hace con la colección de Mutis, Cuervo y Arciniegas, también exalta que el archivo literario de la Universidad de Texas es uno de los más importantes del mundo, puede garantizar su conservación, así como el uso para fines públicos y de carácter académico”.
Familia de Gabo anuncia también donaciones a Colombia
Mercedes Barcha y sus hijos, Rodrigo y Gonzalo García, enviaron un comunicado que asegura: “Hay una serie de objetos personales de Gabo, como son, por ejemplo, la máquina de escribir en donde escribió Cien años de soledad, la medalla y el diploma del Premio Nobel, así como parte de su biblioteca personal, que están destinados a la Biblioteca Nacional de Colombia, con quienes hemos mantenido conversaciones durante más de un año”. Este hecho fue ratificado este lunes por el Ministerio de Cultura de Colombia.
La familia del nobel explicó que su deseo y el del fallecido escritor “siempre fue que sus cosas se dividieran con diferentes criterios. Con ese fin, nosotros decidimos que el archivo de los documentos literarios y del correo fueran al Centro Harry Ransom, por ser uno de los lugares que hace este tipo de archivo y preservación de documentos mejor que nadie”.
Jaime Abello, amigo personal de García Márquez y director de la Fundación Nuevo Periodismo, que también lleva el nombre del escritor, aseguró que el archivo adquirido por la Universidad de Texas "tiene un alto valor documental para entender el taller de creación literaria de Gabo, y hay que verlo como una fracción importante pero no única de su legado, el cual tiene muchos aspectos. Ha quedado bajo una custodia impecable -la del magnífico Ramson Center de la Universidad de Texas, el cual he visitado y admirado- y en la mejor compañía posible -al lado de documentos de Hemingway, Faulkner, Virginia Woolf, Borges y otros autores que Gabo tanto quiso-. Celebro que así se asegure la mejor conservación, catalogación, exhibición y digitalización de este patrimonio documental, de una manera que lo hará accesible para el público en general y para los académicos no solo de la propia Universidad de Texas sino de América Latina y el mundo entero".
A su vez, el director del Archivo de Bogotá, Gustavo Ramírez Ariza, invitó a una ‘cruzada’ para crear un centro de documentación sobre García Márquez con objetos que tiene la entidad y otros que poseen amigos y familiares de Gabo.
fuente:elespectador.com,eltiempo.com