9.9.16

Perversión, depresión y otras cosas que no sabías de Franz Kafka

Franz Kafka es uno de los escritores que innovaron con más fuerza la literatura

Franz Kafka, el escritor del siglo XX./culturainquieta.com














Con gran maestría y perfeccionismo, el escritor judío se convirtió en uno de los autores más inquietantes. Su nombre ahora es un adjetivo para un carácter trágico absurdo, ese dolor que no sabemos qué hace ahí pero que simplemente nos derrota. Lo kafkiano, ese dolor de no saber de dónde proviene, pero que aún así nos congoja hasta el alma.
En sus escritos muestra de manera profunda la impotencia del ser humano frente a aquello que no puede cambiar, que no se encuentra bajo su control y que sin duda afecta su existencia. Una monstruosa transformación o aquella horda de gente que parece odiar a alguien que no le hace mal a nadie. La frustración humana es parte clave de su obra, misma que los existencialistas más tarde reflejaron con maestría.


Nunca estuvo satisfecho con nada en su vida, se autoexigía hasta puntos críticos en los que podía lastimarse con tal de tener éxito, neurótico y compulsivo, era un personaje bastante alegre y vital que se ha perdido en el mito que todos hemos creado de él. Tenía gran ingenio y hacía juegos de palabras que encantaban a los que estaban a su alrededor. Le gustaba vestir bien y empleaba mucho de su tiempo en tener un atuendo pulcro y elegante sin llamar la atención.
Un escritor que inspiró a otros grandes como Gabriel García Márquez, cuyo simbolismo en cada palabra es tan evidente como para algunos absurdo. El hombre que convirtió a Gregorio Samsa en un enorme insecto o que hizo del arresto del gerente de banco Josef K. la historia más aterradora y onírica de una realidad latente que a todos nos puede ocurrir.

Te presentamos 12 datos que seguramente no conocías de uno de los escritores más importantes.
Franz Kafka recibió su nombre en honor al emperador de Austria Francisco José I.
Nació en la República Checa en una familia judía, a pesar de que dos de sus hermanos menores murieron en la infancia y el escritor años antes de la Segunda Guerra Mundial, sus tres hermanas menores fueron agrupadas y condenadas a campos de concentración.
Su escritor favorito era Gustave Flaubert, además de amar a Dickens y Cervantes.

La relación con su padre era muy difícil y compleja, de acuerdo a los biógrafos, lo creía poco solidario con sus esfuerzos artísticos. A los 36 años le escribió una carta de más de cien páginas en la que intentaba clarificar sus sentimientos: “Querido padre, una vez me preguntaste porqué tenía miedo de ti. Como siempre, no supe cómo responderte, en parte por este gran miedo que te tengo, en parte porque la explicación de este miedo conlleva muchos detalles que, cuando hablo, no los puedo mantener juntos”. A pesar de esta horrible relación, vivió con sus padres hasta los 31.
Nunca se casó, pero estuvo comprometido en tres ocasiones con dos mujeres distintas. Sus inseguridades, neurosis y miedo de su intimidad hacían más duro para él mantener una relación.
Su vida romántica era bastante turbulenta y era conocido por sus actividades sexuales y pornográficas. Frecuentemente visitaba burdeles y cuando murió, se encontraron cientos de revistas pornográficas en su hogar.

Cuando la tuberculosis lo postró casi en los últimos días de su vida, le pidió a su amigo Max Brod que quemara todo su trabajo literario que aún no era publicado: “Querido Max, mi última petición es que todo lo que haya dejado, sea quemado sin antes leerse”. Sin embargo, Max no lo hizo y hasta publicó varias obras póstumas como “El juicio” y “El castillo”.
Hablaba seis idiomas: alemán, hebreo, griego, latín, francés y checo.
Escribió su libro “La condena” en una sola noche. Conocido también como “Una historia para Felice B.”, estaba dedicado a la mujer que le marcó la vida y con quien tuvo una relación llena de altibajos.

Su aspecto físico y su personalidad lo acomplejaban.
Tomó la decisión de sólo comer productos vegetales cuando era mayor.
En 1983, un asteroide fue nombrado como el “3412 Kafka”. Un astrónomo fanático del escritor lo bautizó así y cada 523 días, éste pasa por la Tierra.

“La metamorfosis” de Kafka es uno de esos libros que seguramente cambiarán tu existencia, porque adaptarte a un entorno hostil, convivir con quienes te repudian y por supuesto, la mirada introspectiva hacia la conciencia y un sinfín de pensamientos, son más intensos cuando te sientes verdaderamente incómodo con lo que ocurre. Éste y otros dos libros podrías leerlos en tres días y cambiar tu vida para siempre.
Frases de Franz Kafka para transformar tu realidad
Franz Kafka, el otro lado de la realidad